+

Introducción

España es una de las economías más importantes del mundo, la 14ª en tamaño, y cuenta con una gran capacidad de atracción de inversión extranjera (en el puesto 11 de acuerdo con ese parámetro)1. El atractivo de España para la inversión no sólo radica en su mercado interior, sino también en la posibilidad de operar con terceros mercados desde nuestro país. Y ello es así porque España ostenta una privilegiada posición geoestratégica dentro de la Unión Europea, que facilita el acceso a un mercado de más de 2.000 millones de clientes potenciales en toda la región EMEA (Europa, Oriente Medio y África). Además, y gracias a nuestros fuertes lazos económicos, históricos y culturales, España resulta una óptima plataforma para desarrollar negocios con Latinoamérica.

Asimismo, España es una moderna economía basada en el conocimiento, donde los servicios representan un 73,30 %2 de la actividad económica. Es un centro de innovación favorecido por la existencia de una población joven altamente cualificada y con costes competitivos en el marco de Europa Occidental.

En este capítulo se describen brevemente los rasgos principales de nuestro país: su población, estructura política y territorial y su economía.


1     Según el Informe “A. T. K Kearney FDI Confidence Index” 2017.

2    Instituto Nacional de Estadística. Datos del 4ºT de 2017.